Rivadis_Genérico

Con la moral muy alta y convencido de sus fuerzas el BM. Los Dólmenes ya demostró en el “derby” ante Maristas seguir en su mejor línea de juego y resultados y también no haber acusado el varapalo que le hubiese podido significar la marcha repentina del jugador “bonaerense” Martin Couto, que regresaba a su país la pasada semana por cuestiones laborales.
En teoría la visita del vicecolista al “Argüelles”, el Manzanares, no debería de revestir grandes problemas para los de Lorenzo Ruiz y Darío Mata que con la intención de poder certificar de manera matemática el título de campeón honorífico, que ya una semana antes en cuestión de asegurar fase habían logrado, tratarían de buscar por la vía rápida y siempre también ayudado indirectamente por las derrotas de sus más directos rivales. Por su parte el Manzanares llegaba a Antequera con la soga al cuello y con la imperiosa necesidad de ganar para buscar una vía por la que poder seguir agarrándose a esa posibilidad y cierto es que durante toda la primera mitad los hombres de Jesús Sánchez, imprimieron un ritmo lento al partido que unido a la falta de tensión y ausencia de intensidad antequerana provocó mal juego que se derivó en parciales igualados y es que tras el 7-4, del minuto quince se pasó a una mínima ventaja visitante al descanso (10-11).
La motivación local de inicio en la segunda mitad marcó del devenir del resto del choque un 7-1, de parcial en doce minutos acabó con la resistenciaq de Manzanares donde Yuste era su única aportación al juego colectivo. Las intervenciones de Mai también dieron alas para que los suyos se mostraran a un nivel mucho más elevado.

¿Quieres recibir las últimas noticias?

* Obligatorio

¿Quieres recibir la actualidad cofrade?

* obligatorio

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here