La cavitación se define a partir
de la generación controlada y repetida de micro burbujas de vacío en el
interior de un líquido, fluido o material fisiológico, seguido de su propia
implosión. Este método se caracteriza por lograr romper las difíciles
estructuras de los depósitos grasos localizados Estas zonas suelen ser
resistentes a las dietas de adelgazamiento, dando su carácter de almacenamiento
y no son fáciles de eliminar, tampoco, a través del ejercicio o los masajes.

Esta técnica consigue actuar
sobre estas zonas, liberándolas de la grasa. Es un reafirmante muscular y
moldeador del cuerpo que obtiene resultados en pocas sesiones.


La cavitación tiene dos pasos uno los infrarrojos que emiten
calor y esto provoca que la grasa localizada se ablande, para aplicar la
cavitación; una onda de ultrasonido que choca con el tejido adiposo para
disolverlo, posteriormente se elimina por la orina mediante un drenaje
linfático.
Elimina celulitis, mejora la circulación del tejido
contraindicado para mujeres embarazadas, lactancias, marcapasos y personas con
prótesis metálicas.

Dejar un comentario

¡Sé el primero en comentar!

Notificarme de
avatar
wpDiscuz