La Casa de los Colarte de Antequera pasará a convertirse en el museo provincial que abrirá sus puertas el próximo 12 de marzo con el nombre de Museo de Arte de la Diputación (MAD).

El espacio albergará el millar de obras que posee la Diputación de autores españoles de los siglos XIX y XX con autores como Picasso, Moreno Carbonero o Pepe Bornoy. El museo podrá albergar al mismo tiempo unas 80 obras, entre la exposición permanente y la exposición temporal. Mientras tanto las obras se almacenarán en la Diputación.

Pero no solo las obras de la institución serán expuestas en el espacio museístico, sino que también contará exposiciones temporales. La empresa Gestión Cultural y Comunicación, actual adjudicataria del Centro de Arte Contemporáneo de Málaga (CAC Málaga) dirigido por Fernando Francés será la que gestionará el MAD durante cuatro años por un montante de 440.000 euros, tras la adjudicación. La apertura del MAD supondrá seis puestos de trabajo directos.

“Estamos de enhorabuena. Ganamos un espacio cultural para la provincia, para Andalucía y lo hacemos de la mano de los mejores para que pueda ser disfrutado por los malagueños y turistas”, indicó el presidente de la Diputación, Elias Bendodo.

La Diputación de Málaga ha invertido unos 600.000 euros en el palacete de los Colarte construido en el siglo XVIII para dotarlo de una superficie expositiva de mil metros cuadrados. La adaptación para uso museístico ha requerido la eliminación de barreras arquitectónicas y la mejora de la protección anti incendios, así como la instalación de ascensores, nuevas escaleras y, sobre todo, la sustitución de parte de la anterior cubierta, que estaba dañada.

En este sentido, el presidente de la Diputación resaltó que “hoy culminamos una promesa que hicimos al principio de la legislatura y en eso estamos. Hoy comienzan a entrar los primeros cuadros”.

“También se están negociando grandes artistas que puedan venir a Antequera. Se trata de establecer sinergias para que ese turista nacional que es exigente, vea que la oferta se está aumentando y se está potenciando”, incidió Bendodo.

El presidente de la Diputación recordó que la apuesta por poner en valor el “extraordinario patrimonio pictórico de la Diputación” data del inicio del mandato, “una decisión coherente con la política de hacer de la cultura un factor social y económico principal en la provincia de Málaga”.

Por su parte, el alcalde de Antequera, Manuel Barón, subrayó que “Antequera va a tener el Museo de Arte Provincial, y eso ya es muchísimo. Va a suponer un paso de gigante a la hora de ofertar programación cultural de calidad en Antequera”.

“Fernando Francés ha llevado el centro de arte contemporáneo de Málaga a nivel nacional e internacional y eso pretendemos con este museo para conseguir que Antequera va a tener no el barroco, el renacimiento, el romanticismo… sino que va a tener un enclave de primerísimo nivel provincial y autonómico y nacional a nivel de arte contemporáneo”, recalcó Barón.

De este modo, el munícipe señaló que “lo mejor del patrimonio de la Diputación viene a la ciudad más patrimonial de la provincia que es Antequera. No podía estar en otro sitio”.

Por otro lado, el mobiliario de la Casa de los Colarte pasará a ser gestionado por el Ayuntamiento de Antequera. “Tenemos un proyecto concreto para revalorizar determinadas instalaciones y edificios de la ciudad para seguir ampliando y promoviendo, desde el punto de vista de la cultura, Antequera”.

La Diputación exhibió tres de las obras que se podrán contemplar en el futuro MAD: una Paloma de la paz de Pablo Picasso, La escudilla de Diógenes (del también malagueño Moreno Carbonero) y Fiesta en el jardín, de Muñoz Degrain.

El patrimonio artístico de la Diputación de Málaga es fruto de la labor de mecenazgo que ha realizado la institución a lo largo de su historia. Su origen se remonta a la segunda mitad del siglo XIX, con el impulso de diversas ayudas en forma de beca o pensionado para facilitar el perfeccionamiento de los alumnos más destacados en los grandes centros de arte existentes por entonces: Roma y París.

De estas pensiones se beneficiaron, entre otros, José Moreno Carbonero y Reyna Manescau, dos artistas que, junto a Denis Belgrano, Muñoz Degrain y Verdugo Landi conforman el selecto grupo cuyas obras forman parte de la colección de la Diputación.

El pensionado, que tenía una duración de dos años y conllevaba una cuantía económica, obligaba a los alumnos a enviar una obra realizada durante el periodo de formación. Este hecho originó buena parte del patrimonio existente, si bien otra gran parte de la colección del periodo decimonónico responde a compras y donaciones en diferentes etapas.

Gracias a esta política de pensionado, la institución es propietaria de cuadros de Denis Belgrano, Muñoz Degrain, Moreno Carbonero, Reyna Manescau, Horacio Lengo o Bracho y Murillo, autores que recibieron el apoyo de la Diputación para desarrollar sus carreras y cuyo legado forma ahora parte fundamental de la colección del MAD. En estas obras quedan reflejados los gustos estéticos de mediados del XIX, cuando el academicismo se encuentra fuertemente implantado en oposición a cualquier aventura innovadora.

A estos fondos logrados a través de los pensionados se suman adquisiciones ya en el XX, sobre todo arte de vanguardia, en el que figuran como exponentes Enrique Brinkmann, Eugenio Chicano, Francisco Hernández, Cristóbal Toral, Dámaso Ruano, Gabriel Alberca o Pepe Bornoy. La colección se ha completado con compras en la feria de arte contemporáneo ARCO de Madrid de Carlos Aires o Cristina Martín Lara.

*Campos obligatorios
...y recibe Gratis
¿Qué Concursos, Ofertas o Cupones te interesan?