El cuerpo de Policía Nacional de Antequera celebró el pasado viernes, dos de octubre, el Día de los Santos Ángeles Custodios. Este día, también conocido como el día de los ángeles de la guardia, se celebra de manera anual y acoge primero una misa, que este año fue en la Iglesia de ‘Nuestra Señora de los Remedios’, para posteriormente pasar a la Magdalena donde tuvo lugar la entrega de una serie de reconocimientos a la vez que se rindió homenaje a los caídos por la patria con una corona de laurel.

El Inspector Jefe de Antequera, José Cano Ariza, fue el encargado de abrir el acto recordando que “éste no es solo un día de la policía”. Tal es así que José Borrero y Antonio Barea, Capitán de la Guardia Civil y Capitán del cuartel del Bobadilla respectivamente, también estuvieron presentes.

Cano aprovechó la ocasión para recordar cuáles son las bases del trabajo de la Policía Nacional: compromiso, lealtad con el cumplimiento de las leyes, y lo retos. Como explicó Juan Carlos Rico, inspector, el cuerpo lleva trabajando en la ciudad de Antequera desde 1978. Y ahora, como dijo Cano, se enfrentan al reto de extender su servicio a todo el término municipal de Antequera, incluyéndose pedanías y la comarca. El trabajo que tendrán que hacer aumenta, pero Cano aseguró que “no hay que tener dudas de que la adaptación rural será rápida, ya que se trabajará con ilusión y sin regatear en esfuerzos”.

Manolo Barón, alcalde de la ciudad, estuvo presente tanto en la misa como en la Magdalena. Barón no dejó pasar la oportunidad de demostrar el agradecimiento de la ciudad con la Policía Nacional, la Guardia Civil y la Policía Local, pues según dijo gracias a su trabajo “Antequera es una ciudad amable y hospitalaria donde se puede convivir en libertad”.

El objeto del acto era hacer una ofrenda floral a los caídos, comentó Cano. Aunque también se

entregaron una serie de reconocimientos para reconocer la “amistad y colaboración con el cuerpo de policía, la labor de los Juzgados de Antequera, a la labor de la ‘Fundación huérfanos del Cuerpo de Policía, y el reonocimiento al jubilado de mayor edad”. Este último se lo llevó Feliciano Romero. Este policía campillero contó que tiene a sus espaldas más de 30 años de servicio. Romero recordó con cariño cómo surgió su unión al cuerpo de policía: “Estando en la mili, vi a un policía armado en caballo y me enamoré de esa figura”. Romero fue el primero de su familia en entrar en el cuerpo, decisión de la que “está muy orgulloso”, después se unieron sus hijos.


 

*Campos obligatorios
...y recibe Gratis
¿Qué Concursos, Ofertas o Cupones te interesan?