Las intoxicaciones alimentarias aumentan durante el verano y esto parece obedecer a dos motivos. Primero existen causas naturales. Las bacterias están presentes en todo el medio ambiente en el suelo, aire, agua y en los cuerpos de los animales y de la gente. Estos microorganismos crecen más rápidamente en los meses calurosos de verano. La mayoría de las bacterias trasmitidas por alimentos crecen a mayor velocidad entre los 32 y 43 ºC. Las bacterias también necesitan humedad y muchas veces el clima de verano es caluroso y húmedo.

Las enfermedades transmitidas por los alimentos se incrementan durante el verano debido a «circunstancias causadas por las personas». Durante esta estación, las actividades al aire libre aumentan un mayor número de personas cocinan fuera de casa. En esas ocasiones, la mayoría de las veces no están disponibles las facilidades existentes en la cocina para mantener los alimentos sanos, tales como el cocinar en un ambiente con temperatura graduada, refrigeración, y agua corriente para el lavado de los utensilios.

También sabemos que para mantener los alimentos sanos en el verano los consumidores pueden combatir las bacterias siguiendo los cuatro pasos simples expuestos a continuación:

  • Separar: Impida propagar la contaminación 
  • Cocinar: Cueza hasta alcanzar la temperatura adecuada 
  • Enfriar: Refrigere rápidamente 
  • Limpiar: Lávese las manos y lave las superficies de su cocina frecuentemente.



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here