La Legionelosis es una enfermedad bacteriana de origen ambiental que suele presentar dos formas clínicas diferenciadas: la infección pulmonar o “Enfermedad del legionario”, que se caracteriza por neumonía con fiebre alta, y la forma no neumónica conocida como “Fiebre de Pontiac” que se manifiesta como un síndrome febril agudo y de pronóstico leve.La Legionella es una bacteria ambiental capaz de sobrevivir en un amplio intervalo de condiciones físico-químicas, multiplicándose entre 20ºC y 45ºC y destruyéndose a 70ºC. Su temperatura óptima de crecimiento es 35-37ºC.

Su nicho ecológico natural son las aguas superficiales formando parte de su flora bacteriana. Desde estos reservorios naturales la bacteria puede colonizar los sistemas de abastecimiento de las ciudades y, a través de la red de distribución de agua, incorporarse a los sistemas de agua sanitaria (fría o caliente).

En el caso de instalaciones mal diseñadas, sin mantenimiento o con un mantenimiento inadecuado, se favorece el estancamiento del agua y la acumulación de productos que sirven de nutrientes para la bacteria, como lodos, materia orgánica, material de corrosión y amebas, formándose una biocapa, la presencia de ésta junto a una temperatura propicia explica la multiplicación de Legionella hasta concentraciones infectantes para el ser humano.

A partir de estos lugares, concentraciones importantes de la bacteria pueden alcanzar otros puntos del sistema en los que, si existe un mecanismo productor de aerosoles, la bacteria puede dispersarse en forma de aerosol. Las gotas de agua conteniendo la bacteria pueden permanecer suspendidas en el aire y penetrar en las vías respiratorias alcanzando los pulmones.

Las condiciones favorables para la proliferación de Legionella son principalmente:

– Temperaturas entre los 25 y 45ºC.

– El estancamiento del agua o zonas con baja velocidad de circulación, la existencia de ramales ciegos en la instalación.

– La calidad del agua. Aguas con nutrientes, depósitos sólidos en suspensión, conductividad, turbidez, etc.

– Tipo de superficie en contacto con el agua. Tipo de material (madera, celulosa, etc.), rugosidad, depósitos cálcicos, corrosión.

– Depósitos biológicos (biocapa). Protozoos, algas, bacterias.

La legionelosis es una enfermedad de declaración obligatoria de origen ambiental y que se transmite al ser humano por inhalación de aerosoles de agua contaminada con la bacteria Legionellapneumophila. Presenta un periodo de incubación entre 2-10 días, pudiéndose presentar bajo dos formas clínicas: la neumónica o “enfermedad del legionario” y la no neumónica o fiebre de Pontiac que se manifiesta como síndrome febril de pronóstico leve y autolimitante. Suele afectar principalmente a personas mayores y/o con enfermedades que comprometan la respuesta inmunitaria. Conviene aclarar que no se trata de una enfemedad contagiosa.

Laboratorio Antakira



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here