imagen de un oivo dañado

La Tuberculosis, Tumores o Verrugas del olivo es una enfermedad ampliamente distribuida en todas las regiones de cultivo, causada por la bacteria Pseudomonas syringae pv. Savastanoi.

Esta enfermedad a la que tan poca atención prestamos a veces se desarrolla según el siguiente ciclo: las bacterias pueden sobrevivir en las cavidades de los tumores y también pueden estar epifitas en la superficie de las hojas. La lluvia las redistribuye por el árbol, penetrando en la planta a través de las heridas producidas por las causas que a continuación se relacionan.

  • Caída de hojas
  • Poda
  • Recolección
  • Heladas primaverales u otoñales
  • Granizo
  • Viento
  • Insectos

Según el tipo de heridas los tumores se pueden presentar aislados o formando cadenas. Una vez colonizados los tejidos, el patógeno altera los niveles hormonales e induce procesos de multiplicación celular desordenada, cuyo resultado es la aparición de los tumores. En infecciones primaverales las agallas pueden aparecer a las dos semanas, mientras que en las otoñales o invernales no aparecen hasta la primavera siguiente. Las condiciones óptimas para el desarrollo de la enfermedad son de humedades muy altas y temperaturas entre 21-24 ºC.

Ataca a todas las partes del árbol: raíces, ramas, hojas y frutos. Se desarrollan tumores o excrecencias en forma de ligeros abultamientos, verdosos y de superficie lisa. Al ir envejeciendo aumentan de tamaño, hasta 2-3 cm aunque pueden superar los 5 cm, se aplastan y oscurecen pasando a tonos castaños oscuros. Finalmente se agrietan y presentan una superficie resquebrajada de aspecto irregular que se disgrega fácilmente. Al seccionar estos tumores se ven cavidades internas.

Las partes atacadas más frecuentemente son los brotes jóvenes que se defolian y secan dando pérdidas de frutos y repercutiendo en la calidad del aceite. En los frutos, en algunas ocasiones pueden aparecer pequeñas manchas marrones y deprimidas. También puede afectar al pedúnculo ocasionando la caída de la aceituna.

Desde antiguo se ha recomendado escoger material de multiplicación sano, esto está actualmente contemplado en el Reglamento técnico de producción de plantas de olivo. Come medidas para reducir las poblaciones bacterianas se deben eliminar las partes afectadas y efectuar las podas en tiempo seco, desinfectando las herramientas. Los tratamientos cúpricos anti-repilo disminuyen las poblaciones, también se deben usar después de granizos o heladas.

 




DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here