Según han publicado varias agencias, la Guardia Civil ha imputado a un empresario y dos agricultores de la localidad de Campillos por un supuesto delito contra la propiedad industrial por un presunto fraude en genética vegetal, así como a un agente de la Policía Local por un presunto delito de revelación de secreto. La intervención se enmarca en la operación ‘Dogamor’.
Esta operación se inició en noviembre de 2013 a raíz de la denuncia de Geslive, entidad formada por empresas privadas y centros públicos y que se dedica a la investigación y al desarrollo de nuevas variedades vegetales, en la que informaba de la existencia de una empresa de fitosanitarios ubicada en Campillos que podría estar dedicándose al comercio ilegal de semillas protegidas.
Los investigadores han tomado durante la intervención muestras de semillas y de cereales para enviarlas al laboratorio de ensayos del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimenticia y a la Oficina Española de Variedades Vegetales para así determinar la variedad de las semillas protegidas.
Sin embargo, desde el Ayuntamiento de Campillos han manifestado que los hechos no son totalmente ciertos, sosteniendo que hay errores, aunque no han querido hacer más declaraciones.

*Campos obligatorios
...y recibe Gratis
¿Qué Concursos, Ofertas o Cupones te interesan?