Unas 11.000 hectáreas pertenecen a las comunidades integradas por 350 agricultores de Alameda, Humilladero, Mollina y Fuente de Piedra

Agricultores de Humilladero, Fuente de Piedra, Mollina, Alameda y Antequera se han unido con el objetivo de solventar la problemática que sufren desde hace años con el agua constituyendo las comunidades de regantes de La Camorra y La Laguna.

La comunidad de regantes de La Camorra, pertenece a Alameda y a parte del término municipal de Mollina. La intención de estos agricultores, que se abastecen de la cuenta hidrográfica del Guadalquivir es proveerse del agua del Pantano de Iznajar. “Que venga el agua por el rio Genil hasta Alameda, bombearla a una balsa y de ahí poder regar los campos”, explica el promotor de esta iniciativa y concejal de Mollina del PP, Francisco González.


Esta estrategia, que debe ser solicitada al Gobierno Central, también favorecería a algunos agricultores del término municipal de Antequera que cuentan con 2.500 hectáreas de las 11.000 hectáreas de las dos comunidades de regantes.

Por su parte, la comunidad de regantes de La Laguna, perteneciente a los agricultores de Humilladero, Fuente de Piedra y parte del término municipal de Mollina quieren solicitar a la Junta de Andalucía la desalación del Pantano de El Chorro para que esa agua llegue a la zona del Guadalhorce.

“El proyecto sería favorecedor de la provincia de Málaga. El gobierno metió una tubería desde el pantano de los Gaitanes al mar pero no tuvo éxito porque la tubería se rompía. Queremos aprovechar algo de esas instalaciones y mejorar la vida de los agricultores. El Chorro esta a solo 11 kilómetros de Fuente de Piedra”, indica González.

“La zona de los acuíferos están bajando y nos estamos quedando sin agua. Esa era mi preocupación. Agua para regar y para beber”, indica González. 


Desde los ayuntamientos de Mollina, Fuente de Piedra, Alameda y Humilladero trabajan desde cerca de dos años para poder hacer realidad la comunidad y lograr solventar los problemas de agua. Han aprobado por unanimidad mociones en todos los ayuntamientos apoyando las comunidades de regantes, así como en la Diputación de Málaga.

Prevén sacar los estatutos en el mes de febrero y comenzar las solicitudes de ambos proyectos al Gobierno Central y a la Junta de Andalucía para que en unos años sea una realidad. Estiman que ambas obras pueden tener un coste de unos 100 millones de euros, pero aún deben calcular la cuantía exacta. 


“Tendríamos el 80 por ciento más de peonadas en el campo al año”, asegura el promotor de esta iniciativa, que espera que sea una realidad en breve.

Por su parte, la alcaldesa de Humilladero, Ana Pérez, recalca que los agricultores tendrán el respaldo de las instituciones para que llegue el agua a sus tierras.

*Campos obligatorios
...y recibe Gratis
¿Qué Concursos, Ofertas o Cupones te interesan?