Peluquería Ezequiel García

Aún hay dudas sobre las medidas de apertura de los establecimientos y no hay equipos de protección individuales para todos.

Ezequiel García ya tiene la agenda de la semana cubierta de citas para su peluquería, pues tras casi dos meses del cierre obligado de su comercio por el Real Decreto de estado de alarma derivado de la crisis del Covid-19, hoy lunes 4 de mayo vuelve a reanudar su actividad, pero de una forma totalmente diferente a como lo hacía antes.

La peluquería tiene que estar totalmente vacía a excepción de un cliente, sin acompañantes, con cita previa y él como trabajador. Ambos llevarán equipos de protección individuales compuestos por mascarillas y guantes, que Ezequiel podrá facilitar en el caso de que el cliente no tenga. Una vez terminado el trabajo con el usuario, cada uno tirará su capa desechable y se desinfectarán sillones, herramientas y demás espacios utilizados.

Como él, todos los pequeños locales y comercios  de menos de 400 metros cuadrados y que puedan ofrecer cita previa podrán levantar la persiana hoy, 4 de mayo, en la denominada fase 0 de la desescalada del confinamiento que fue anunciada esta semana por el Gobierno, y que permitirá volver a abrir locales de prestación de servicios, como fisioterapeutas, ópticas o centros de estética, y a comercios de proximidad, como ferreterías o floristerías, siempre que se rijan a estas normas y a las medidas de seguridad para evitar contagios. «Los comercios teníamos que empezar a abrir ya, porque sino muchos no íbamos a poder volver a emprender esta actividad», comenta Ezequiel García.

La apertura generalizada del resto de tiendas y comercios a pie de calle se producirá a partir del 11 de mayo, con la fase 1. Este es el caso del comercio de Roberto Provencio –Reparación de calzado El Pisotón– y su pareja José Ramos. Establecimiento que ya están acondicionando de cara a la próxima apertura «si todo va bien y sale según lo previsto» y no hay repuntes en la curva de contagios de la pandemia.

‘El Pisotón’

Sin embargo, aunque el sector comercial «está deseando abrir», surgen muchas dudas de «cómo hay que hacerlo». Las medidas de seguridad no están especificadas ni desarrolladas al completo. El horario de apertura y cierre, las citas previas, la atención a mayores de 65, el aforo, la desinfección de las prendas de ropa, cómo tiene estar un espacio reducido a la hora ir a comprar… son algunas de las cuestiones que aún no están claras para los empresarios.

«Nos encontramos con muchos problemas y desinformación, porque al tratarse de pequeños comercios, todos no tienen las mismas capacidades y en muchos casos todavía hay desabastecimiento de material. No todos tienen equipos de protección individuales», cuenta el presidente de la Asociación de Comercio e Industrias de Antequera, Jorge Del Pino, quien explica que desde la entidad están resolviendo dudas y ofreciendo toda la información posible de cara a la reapertura de los comercios.

Han surgido iniciativas populares y ayudas institucionales que están logrando una mayor unión entre los empresarios

En este sentido, el alcalde de Antequera, Manuel Barón, coincide en que el plan de desescalada es inconcreto y que no hay medidas claras para la apertura de los comercios, por lo que mucha responsabilidad «cae en manos de los Ayuntamientos». De hecho, el Consistorio proporcionará para las primeras semanas de trabajo un kit básico de protección compuesto de líquido desinfectante, guantes y mascarillas a cada uno de los casi 700 comerciantes de Antequera, anejos y empresas del polígono. «Queremos estar al lado de nuestros comerciantes, autónomos y empresarios y ayudarles en la medida de lo posible como motor económico de nuestra ciudad», explica la delegada de Comercio, Ana Cebrián.

Además, el Consistorio ha activado un directorio de comercios que ofrecen servicio a domicilio y se encuentra trabajando en una campaña especial de comunicación y publicidad para impulsar el comercio y en la confección de una guía –impresa y telemática– de buenas prácticas en los negocios, tanto para comerciantes como para clientes, insistiendo en las medidas de seguridad ya conocidas.

Por otro lado, a mediados de abril, antes de anunciarse las fases de desescalada, el mismo José Ramos de calzados El Pisotón, creó una página de Facebook «para saber que había abierto en Antequera». Lo que no se imaginaba era que una hora después iban a formar parte de ese grupo 1.000 personas, y a las tres semanas más de 6.000 usuarios y 200 comercios de toda Antequera y comarca, quedándose con el nombre de ‘Yo compro en Antequera y comarca’. «La respuesta y aceptación de la gente ha sido increíble. La idea es que los negocios oferten sus servicios disponibles y podamos ayudarnos entre todos si alguien necesita algo». José aclara que es una plataforma apolítica donde todos reman en la misma dirección.

Roberto Provencio y José Ramos, de ‘El Pisotón’

Aparte de esta situación excepcional del coronavirus, todas estas iniciativas, populares e institucionales, están consiguiendo una mayor unión de los comerciantes de Antequera. «El comercio en Antequera no es lo que era hace unos años, debido por ejemplo a la compra online o a los grandes centros comerciales. A los antequeranos nos faltaba un sentimiento de unidad para comprar en nuestro pueblo y de ayudarnos entre los vecinos, porque tenemos que crear riqueza en nuestro municipio. Y ahora lo estamos consiguiendo».

------------------------------


------------------------------


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here