Top_AntequeraMotor_Genérico
Jesús a su Entrada en Jerusalén con la imagen de la iglesia de San Sebastián al fondo.

Este Domingo de Ramos, la lluvia no hizo su aparición, y la Cofradía de la Pollinica de Antequera pudo realizar su salida procesional con total tranquilidad y sin tener que mirar al cielo por la preocupación de que pueda aparecer la lluvia.

Así, los niños ataviados de hebreos y las niñas de mantilla portaron sus palmas para volver a ser los protagonistas de este día. Unas palmas que fueron bendecidas el Viernes de Dolores.

Ya desde antes de las seis de la tarde, se encontraban los pequeños junto a la puerta de la iglesia de San Agustín esperando impacientes la salida de Jesús a su Entrada a Jerusalén.

A los brazos de los hermanacos fue saliendo el trono hasta que después de salvar la puerta un grito levantó a la Sagrada Imagen y los devotos levantaron en palmas y ramas para recibir al Señor subido en su borriquilla.

Salida procesional de Jesús Orando en el Huerto saliendo de la iglesia de San Agustín.

Posteriormente, se produjo la salida de Jesús Orando en el Huerto, y para cerrar el cortejo procesional María Santísima de Consolación y Esperanza quien recibió como ya es tradicional una petalada en la puerta del templo.

Este año, tras la Pollinica y precediendo al trono de Jesús Orando en el Huerto, acompañaba la Agrupación Musical María Santísima de la Cabeza de Exfiliana (Granada). Y cerrando el cortejo procesional y poniéndole música al paso de los hermanacos que portaban la Virgen de la Consolación y Esperanza, la Banda de Música de Las Flores de Málaga.

De entre las novedades de este año la Cofradía de la Pollinica presentó el arreglo de las túnicas del trono de la Virgen, agregándole dos hilos de oro simulando un agremán en la parte baja de la túnica, así como cinco túnicas nuevas de hebreo.

En los diferentes tronos se restauraron las varas de mando de los hermanos mayores así como la campana de cada una de ellos. En el caso de la Pollinica además, se realizó la última fase de madera.

La Virgen de la Consolación y Esperanza recibió una petalada en su salida procesional.

En los pasos de Jesús Orando en el Huerto y la Virgen los devotos pudieron contemplar la limpieza y baño de plata de los faroles. También en el caso de la Sagrada Imagen madre de Jesús se realizó la limpieza de ánforas y baño de plata y la limpieza de peana, restauración estructural y marmolizado tanto de peana como de suelo. Trabajos realizados por Bricolaje Antequera.

Y así, con vítores, palmas y petaladas están pudiendo realizar este año con tranquilidad los hermanacos su recorrido procesional por las calles de Antequera hasta llegar al templo. Un recorrido que este año volvió a incorporar el entorno de la iglesia de San Agustín tras la carrera oficial tal y como tenía previsto realizar desde el pasado año y que por la aparición de la lluvia a última hora no pudo completar.

Para terminar el recorrido, tiene previsto el encuentro de las tres Sagradas Imágenes en la puerta del templo.

Imagen de Jesús a su Entrada a Jerusalén en la puerta de la iglesia San Agustín.
Momento de la salida procesional de Nuestro Señor a su Entrada a Jerusalén.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here