Según establece la Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico (LSSI)  las cookies son “dispositivos de almacenamiento y recuperación de datos en equipos terminales de los destinatarios”. ATK Abogados informa de que cuando una web que visitamos nos dice que están habilitadas las cookies en la web quiere decir que se almacenan datos de nuestra navegación que estarán a disposición de las empresas que ponen cookies en sus portales webs.

La ley dice que para que una web pueda tener cookies, se tiene que informar al usuario y se le tiene que ofrecer información suficiente. La estadística dice que son muy pocas las personas que visitan la página donde informamos de qué cookies se registran u operan, pero en nuestro descargo obra el contar con ella.

En cualquier caso, cabe la pena recalcar que no se pueden usar los datos obtenidos para ninguna finalidad diferente de las recogidas en ese corolario de excepciones y no se mantendrán por un periodo de tiempo más allá del que comprende cada requisito técnico.

El usuario debe poder consentir el uso de las cookies y revocarlo siempre que lo desee. Esto se debe poder hacer de forma expresa, clicando en un botón. De igual forma se tienen que poder revocar las cookies en una segunda capa. Es por tanto un consentimiento informado ¿verdad?, es decir, que el usuario tiene que explicitar su conformidad y debe contar con un espacio suficiente de información para otorgarla en las mejores condiciones. Trabajar con buena fe, en realidad es bastante más sencillo de lo que pensamos.

*Campos obligatorios
...y recibe Gratis
¿Qué Concursos, Ofertas o Cupones te interesan?