El Ayuntamiento instala 3 nuevos desfibriladores semiautomáticos, sumando ya 6 en una localidad de 3.600 habitantes. Se han destinado 13.500 euros.

El Ayuntamiento de Cuevas de San Marcos ha instalado recientemente tres desfibriladores semiautomáticos que permiten corregir el ritmo del corazón y contrarrestar paradas cardiorrespiratorias, ampliando así las zonas cardioprotegidas de la localidad. Estos dispositivos se unen a los otros tres con los que ya contaba la localidad: dos de ellos en el pabellón deportivo y el campo de fútbol, y otro móvil para vehículos de la Policía Local.

Para esta medida se han destinado 13.500 euros, que tiene como fin seguir avanzado en la protección de la salud de los más de 3.600 vecinos este municipio. Los nuevos desfibriladores se han instalado a las puertas del Consistorio, la calle San Marcos y al final de la avenida Morana, en la intersección con la travesía de la MA-202, frente al Punto de Información. La inversión también incluye formación por parte de la empresa suministradora de estos dispositivos, Almas Industries.

Los desfibriladores están diseñados para facilitar su manejo, al dar las instrucciones al usuario paso a paso. Además, desde el primer momento, monitorizan las constantes vitales de la persona sobre la que está siendo usada, realizando un electrocardiograma, de manera que sólo realiza la descarga si es necesario reactivar el corazón. “Cualquier persona puede utilizarlo”, apunta el alcalde de Cuevas de San Marcos, José María Molina.

El Ayuntamiento quiere que la formación para el uso de estos dispositivos sea “abierta”, comenzando por los empleados públicos -algunos de los cuales ya la han recibido-, pero que abarque a mientras más vecinos mejor. “A cualquiera le pueda tocar en la calle”, incide el primer edil de Cuevas de San Marcos.

“En combinación con la RCP (Reanimación Cardio Pulmonar), un desfibrilador ofrece la mejor oportunidad, y muchas veces la única, de supervivencia para ayudar a una persona que es víctima de un paro cardíaco. La supervivencia de la víctima es de un 90% en el primer minuto, descendiendo un 10% cada minuto que pasa a partir de los cinco minutos”, recuerdan desde Almas Industries.

Los desfibriladores instalados en Cuevas de San Marcos cuentan igualmente con un sistema antirrobo que en el momento en el que se rompe y se saca de su ubicación, si no se vuelve a colocar pasado un tiempo, salta una alarma; dando un aviso a la Guardia Civil, que lo buscará gracias al sistema de geolocalización que lleva incluido.

------------------------------


------------------------------


1 Comentario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here